"Promuevan la paz y la justicia en el mundo". Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz, enero, año 2020.-Papa Francisco.

La Paz y la Justicia, comienzan meditando las Bienaventuranzas, ya que en ellas, nuestro Señor nos deja el catálogo para lograrlo.

El Papa Francisco señala que: "En un mundo dividido y fragmentado, quiero invitar a la reconciliación y a la fraternidad entre los creyentes y también entre todas las personas de buena voluntad".
Explica que "nuestra fe nos lleva a difundir los valores de la paz, de la convivencia, del bien común".
Por ello, pide que "recemos para que los cristianos, los que siguen otras religiones y las personas de buena voluntad promuevan juntamente la Paz y la Justicia en el mundo. Gracias". Ver texto completo

A continuación, el texto completo del mensaje del Papa Francisco

1. La paz, camino de esperanza ante los obstáculos y las pruebas

2. La paz, camino de escucha basado en la memoria, en la solidaridad y en la fraternidad

3. La paz, camino de reconciliación en la comunión fraterna

4. La paz, camino de conversión ecológica

5. Se alcanza tanto cuanto se espera [10]

 Ver texto completo - 

Fuente: aciprensa

 

Plegaria de San Juan Pablo II por la Paz

Al Creador de la naturaleza y del hombre, de la verdad y de la belleza, suplico:
Escucha mi voz, pues es la voz de las víctimas de todas las guerras y de la violencia entre los individuos y las naciones.
Escucha mi voz, pues es la voz de todos los niños que sufren y sufrirán cuando las gentes pongan su fe en las armas y en la guerra.

Escucha mi voz cuando te ruego que infundas en el corazón de todos los hombres la sabiduría de la paz, la fuerza de la justicia y la alegría de la confraternidad.

Escucha mi voz, pues hablo por las multitudes de todos los países y de todos los períodos de la historia que no quieren la guerra y están preparados a caminar por sendas de paz.

Escucha mi voz y concédenos discernimiento y fortaleza para que podamos responder siempre al odio con amor, a la injusticia con la dedicación total a la justicia, a la necesidad compartiendo de lo propio, a la guerra con la paz.

¡Oh Dios! Escucha mi voz y concede en todo el mundo tu eterna paz.